Listin Diario Logo
08 de diciembre 2016, actualizado a las 01:03 AM
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual24ºC32ºC
Entretenimiento jueves, 13 de octubre de 2016
0 Comentarios

CINE DOMINICANO

Distintos géneros en un filme

La película "Cuentas por cobrar", tercer largometraje de Ronni Castillo, presenta una historia enmarcada en el drama social, pero que se desvía hacia otros géneros con poca fortuna.

  • Distintos géneros en un filme
Pachico Tejada
Santo Domingo

En el cine dominicano sucede con frecuencia que durante la promoción y entrevistas, los que la han realizado hablan de una película distinta a la que  luego es proyectada a la audiencia.

Es lo que ha sucedido con “Cuentas por cobrar”, de Ronni Castillo (“¿Quién manda?”, 2013, “El que mucho abarcaÖ”, 2014) que se anunciaba como un drama social de carácter, pero que al verla en pantalla es otra cosa. Tampoco el video musical de la película, “Canción de redención”, interpretada por Jalsen Santana y Tony Almont, tiene nada que ver con lo que pasa en la cinta.

Santana, quien aquí hace su primer rol protagónico, encarna a  Aquiles, quien sale de la cárcel para encontrarse con que su hijo de pocos meses de nacido que tiene problemas respiratorios, y él no tiene dinero para pagar el tratamiento.

Hasta aquí se ve un drama social que busca sensibilizar a la audiencia, pero luego la película gira y con la presencia del teniente Efrain (Richard Douglas), se mueve al género policíaco. De ahí se va a elementos de “Road Movie” (con el camino que ambos personajes emprenden).

De ahí salta a situaciones que, pese a que tienen intenciones dramáticas, llegan a causar risa. Ejemplo de ello es la presencia del personaje de Irving Alberti, con su voz ronca, su capacidad de supervivencia (que en una película en un tono gracioso funcionaría), la escena en la que un grupo de delincuentes lo persigue para golpearlo, y la posterior aparición de Alberti con moretones, lo que provoca es risa. Otro aspecto fuera de lugar es cuando a otro personaje le hacen un disparo en una pierna en medio de una escena de tensión, y se preocupa porque le han hecho un hoyo a su pantalón.

El cambio de tono en un filme es válido, si es la intención de toda la historia, basta recordar “Abierto hasta el amanecer” (“From Dusk Till Dawn”), de Robert Rodríguez, en la que de un thriller de acción se convierte en una película de terror, pero no en una en la que los personajes principales van buscando redención y que lleva desde el principio un tono serio.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña
Descubre