http://images2.listindiario.com/image/article/426/680x460/0/6575CDB9-64A6-40D3-A7F7-87F7CB6D8CE6.jpeg
Listin Diario
22 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 8:33 PM
Entretenimiento 8 Marzo 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
CINE

En cine criollo aún faltan reglas claras

GIOVANNY CRUZ ADELANTE QUE SE GESTA LA ASOCIACIÓN DE ACTORES DOMINICANOS DE CINE CON FINES DE REGULAR HASTA LA TARIFA
  • Elenco. Frank Perozo, Kenny Grullón, Fausto Mata y Alfonso Rodríguez durante la premier de "Feo de día, lindo de noche". La relación entre el director y el actor iba muy bien hasta hace dos semanas cuando Mata expresó un malestar por alegada falta de dinero.

Compartir este artículo
Emelyn Baldera
emelyn.baldera@listindiario.com
Santo Domingo

El conflicto entre Alfonso Rodríguez y Fausto Mata por las prestaciones del actor, que hizo un papel principal en la cinta “Feo de día y lindo de noche”, trae a discusión varios aspectos en torno a la naciente industria cinematográfica. 

La formalidad en el pago y la contratación de los actores, sean o no de cine, es uno de los temas a tratar.   

“Después que un actor recibió el pago, cambió el cheque y lo gastó, alegar y denunciar que no se le pagó, no es lo correcto. Humildemente así veo las cosas”, comentó Giovanni Cruz, veterano actor y productor.  

Y es que aunque Fausto Mata, quien hizo el papel principal de “Feo de día y lindo de noche”, la más reciente propuesta para la pantalla grande de Rodríguez, aseguró que “legalmente Alfonso no me debe, sino que no me ha cumplido con lo que fuera de los papeles él y yo hablamos y aún está en deuda”, eso preocupó aún más al cineasta.  

Para el también director de cine Enrique Pintor (Pinky), en el cine dominicano “la relación entre actor y productor es una relación laboral, en la que los términos del trabajo en cuestión deben de quedar establecidos bajo un contrato. Nunca de palabra ni por ningún otro tipo de acuerdo. Quizás en este caso faltó eso, aunque no lo sé”, comenta Pinky a LISTÍN DIARIO.  

Un punto interesante que han resaltado los entrevistados (José Enrique Pintor, Giovanny Cruz y Archie López) es que situaciones como esas, sean verdad o mentira, puedan comprobarse o no, hacen mucho daño a la industria dominicana, la que se abre pasos en el mundo como una opción más. 

Otros casos
Aunque en esta ocasión la referencia es el conflicto entre Rodríguez y Mata, son muchos otros los casos que han saltado a las páginas de Internet y a los diarios de diferentes productores por diferencias con actores. 

Un caso que siempre salta a la luz es el de Anabel Alberto, quien se ha pasado mucho tiempo hablando del  dinero que supuestamente le debe el joven productor Roberto Ángel Salcedo de su corta participación en una de sus cintas. Y aunque eso fue hace varios años atrás, ella siempre lo recuerda. Así como éste, hay muchas situaciones que surgen por la falta de reglas claras dentro del negocio del cine y en especial de la formalidad con la que actores y productores asumen este proceso tan artístico de hacer un filme, pero que en definitiva es un negocio que exige y tiene sus normas, tal y como lo señala Pintor.

  “Gracias a la Ley de Cine,  hoy día el productor logra conseguir el dinero adecuado y justo para poder hoy día filmar su película, pagándole bien a todo el mundo, porque trabaja con un presupuesto. La Ley de cine ayuda a que se pueda usar más tiempo en el rodaje, que se le pague a todo el mundo y que no se le deba a nadie, así como poder contratar mejores recursos”, sostiene el productor, que pronto iniciará el rodaje de “Sanky Pany 2”, que tiene como protagonista casualmente a Fausto Mata. 

Archie López cree que esta situación no es más que un malentendido. El director de “Lotoman” señala que no tiene que ver con que faltan reglas claras y mucho menos reglamentación en cuanto a las tarifas en el cine. 

“No creo que se debe reglamentarse, lo que se hace es que se llega a un acuerdo con un actor. Yo entiendo que es un malentendido y que le han dado una dimensión que no es”, sostiene. 

López no está de acuerdo con que se le entregue a los actores bonos como incentivo por la venta de la película, porque, según él, “en Hollywoood no le dan bonos a los actores”. Luego aclara: “En algunos casos especiales y películas independientes es un esquema de negocio, pero es muy complejo. Yo entiendo que fue un malentendido.  Si hubo un contrato no entiendo por qué hay malentendido”. 

Mientras que para Giovanny Cruz, quien subió un escrito en el Facebook abordando el caso (el que se plasma en este trabajo), un bálsamo para que no ocurra este tipo de situación será la Asociación de Actores de Cine, a través de la cual esperan reglamentar muchas cosas, entre ellas la tarifa. 

“Nuestra asociación se apresta a fijar una tarifa mínima por actuación. Pero demandará una suma porcentual que corresponderá al actor. Es lo justo. Si la película no resulta un éxito taquillero con esta fórmula el productor no se perjudica. Si lo es, el actor sería justamente compensado”. 

Será una institución que no luchará en contra de los productores y cineastas porque, según él entiende, lo que hay que procurar es buscar una armonía entre ambos, de manera que la industria cinematográfica que apenas crece en República Dominicana pueda seguir madurando de la mejor manera. Un contrato claro podría ayudar en otros casos a los directores y evitar situaciones conflictivas. 

(+)
OPINIÓN DE GIOVANNY CRUZ SOBRE EL TEMA

Independientemente de que uno juzgue que un actor, y Fausto Mata lo es de formación, deba ganar... no digo yo 3 millones, si hay un contrato ahí no hay nada que hacer o alegar. Alfonso y yo en estos momentos no nos tomamos un café en un restaurante, pero me gusta ser justo y al parecer sí hubo una formalización contractual. Ustedes saben que, precisamente, uno de los temas que estamos tratando en la Asociación Dominicana de Actores de Cine es el asunto tarifario.

En las películas en las cuales uno participa, dicen que el presupusto es bajo. ¡En todas! Nuestra Asociación se apresta a fijar una tarifa mínima por actuación.

Pero demandará una suma porcentual que corresponderá al actor. Es lo justo. Si la película no resulta un éxito taquillero con esta fórmula el productor no se perjudica.

Si lo es el actor sería justamente compensado. Leí que el mismo Alfonso está de acuerdo con esto (él le llama bono). Por supuesto que debemos ver este caso con frialdad. Las pasiones desbordadas no son buenas.

Más cuando muchos de nosotros somos gestores de una asociación de actores que, necesariamente, deberá negociar tarifas y comportamiento de actores y productores. Calma, amigos. Calma. No nos adelantemos. Distorsiones históricas no se corrigen de la noche a la mañana. Hasta a mí me pasó un inconveniente contractual.

Y dije que no aceptaría el pago de una actuación en cierta película. Que la iba a donar porque no crearía un problema. Todo se resolvió bien, sin tener que hacer un escándalo que ahora mismo a nadie conviene. Después que un actor recibió el pago, cambió el cheque y lo gastó, alegar y denunciar no es lo correcto.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña