http://images2.listindiario.com/image/article/412/680x460/0/D3319AB5-0905-415E-AF77-86F751C7C8B3.jpeg
Listin Diario
20 Agosto 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 4:14 PM
Entretenimiento 5 Enero 2013
0 Comentarios
Tamaño texto

Las mejores cintas del 2012

Compartir este artículo

“En un mundo mejor” (Haeven), de Suzanne Bier.
Esta formidable directora sigue probando que su cine es excelente como tal, pero que, además, toca temas importantes, muy enraizados en lo que es hoy la sociedad de naciones desarrolladas.

La chica del dragón tatuado (The girl with the dragon tatoo), de David Fincher:
Fincher sigue demostrando que es uno de los más sagaces y diestros directores de los últimos años; este film es arrollador.

Tenemos que hablar sobre Kevin (We need to talk about Kevin), de Lynne Ramsay.
Una de las sorpresas gratas de este año porque no habiamos escuchado nada sobre Ramsay y este film es una verdadera demostración cinematográfica y un enfoque sobresaliente sobre un tema duro y controversial.

El Artista (The Artist), de Michel Hazanavicius.
Una excelente historia y, recórcholis, en blanco y sin diálogos durante más del 90 por ciento de su desarrollo, o sea, una demostración (otra) de cómo hacer gran cine sin grandes estrellas y cientos de millones.

La invención de Hugo (Hugo), de Steven Spielberg.
El mago de las finanzas del cine de Hollywood vuelve a demostrar que, a más de hacer mucho, muchísimo dinero, sabe hacer cine del mejor. “Hugo” es fascinante.

“Shame” (Shame), de Steve McQueen.
Lo de McQueen tal vez no sea tan sorpresivo, pero sí aplastante, alucinante, formidable en casi cualquier sentido (el casi es para que no nos tilden de amiguismo). Esta película es digna de ser analizada por un panel de críticos pero también de sicólogos, al igual que “Kevin”.

Pina (Pina), de Wim Wenders.
Sí, en efecto, “Pina” es un documental que nos cuenta sobre la vida y obra de esa genial coreógrafa. Pero, como cine, como enfoque visualsonoro de esa historia, es no solamente sorprendente sino apabullante. Wenders, que nos ha brindado excelentes films en el pasado, vuelve a deleitarnos.

Mi semana con Marilyn (My week with Marilyn), de Simon Curtis.
Curtis, que tiene una carrera breve pero con destellos formidables, ahora nos embelesa con esta historia sobre el rodaje en Inglaterra de “El Príncipe y la corista”, con Michelle Williams y Kenneth Branagh espléndidos como Marilyn Monroe y Lawrence Olivier. Formidable.

Amigos (Intouchables), de Olivier Nakache y Eric Toledano.
Que es cine al estilo Hollywood, que para aquí que para allá…pero, como la quieran poner, es una hermosísima historia desde cualquier punto de vista, cuenta con dos interpretaciones señeras, y es cine del mejor de principio a fin. Y será muy difícil de olvidar.

Tenemos Papa (Habemus Papam), de Nanni Moretti.
Esta una historia que aparenta sencillez, sin complicaciones… siempre y cuando se deje a un lado que el personaje central de todo este enredo humorístico es nada menos que un Papa, todo un señor Papa recién elegido por el cónclave y que, de buenas a primeras… cine de primerísima categoría, relató cargado hasta el borde de sutil ironía, magníficas interpretaciones.

Operación Skyfall (Skyfall), de Sam Mendes.
Como se trata de “otro James Bond”, hay algunos que se han sorprendido de los elogios nuestros y de otros. Pero, recuerden, con cualquier tema se puede hacer una gran película, y Sam Mendes es uno que lo ha hecho antes y lo vuelve a hacer ahora. Es el mejor Bond, el más apasionante, el más emocional, el más…lo que usted quiera.

La vida de Pi (Life of Pi), de Ang Lee.
Formidable película para cerrar esta lista con broche de oro. Una historia hermosa, fascinante, diferente en todo sentido, una de esas puestas en escena que, desde los primeros minutos, nos sujeta en nuestro sitio como si estuviéramos sujetos por una entidad superior a todo. Hagan lo posible, y más, por verla.

Nosotros deseamos verla de nuevo desde ya. Esa es nuestra selección, esas son las películas que consideramos mejores del año. Y, recuerden, una selección, sea quien sea el seleccionador, no es más que lo que prefiere una persona siguiendo sus conocimientos, su idiosincrasia, sus creencias en caso de que las tenga, y no algo que debe ser tomado como un dictamen a seguir por obligación. Esperamos que 2013 sea aún mejor que el recién pasado año.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña