http://images2.listindiario.com/image/article/417/680x460/0/F87B28CE-07E3-4256-A3DE-9F8D44F72AD5.jpeg
Entretenimiento 26 Enero 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
DÍAS DE CINE

‘Hansel y Gretel: cazadores de brujas’

MIRADA. TREMENDA TOMADURA DE PELO PARA UNA HISTORIA DIRIGIDA POR TOMMY WIRKOLA, QUIEN TAMBIÉN ESCRIBIÓ EL GUIÓN JUNTO A DANTE HARPER
  • Escena. “Hansel y Gretel”, dirigida y escrita por Tommy Wirkola, está basada en el cuento de los hermanos Grimm, Jacob y Wilhelm.

Compartir este artículo
Armando Almánzar R.
Santo Domingo

Los hermanos Grimm, Jacob y Wilhelm, escritores alemanes que escribieron varios de los más famosos cuentos para niños que aún se conocen, entre ellos “Hansel y Gretel”, pero, aún más famosos que este, “Pulgarcito”, “Blancanieves”, “La bella durmiente” y “La cenicienta”, jamás pudieron imaginar cuando estas historias se escribían a principios del siglo XIX, que ese imaginativo y hermoso cuento sobre dos niños que son abandonados en medio de la selva por sus padres para ir a dar luego, perdidos, a una casa hecha de dulces que resulta ser una trampa mortal de una bruja que les encierra allá para comérselos cuando estuvieran más gordos, pues, insistimos, nunca pudieron imaginar que eso que crearon para niños se iba a transformar en un necio, estúpido guión para ser comercializado inicuamente por los comerciantes de Hollywood.

La susodicha peliculeja fue dirigida y escrita por un señor de nombre Tommy Wirkola y, a decir verdad, todavía, luego de zamparnos el mamotreto completo, no estamos muy seguros de si ese señor “creador” quiso hacer una parodia o una película de terror. Porque, pónganse ustedes a pensar: desde el mismo inicio estamos viendo brujas malvadas y la primera de ellas es hecha carbón, o sea, icinerada por los niños raptados en una secuencia muy violenta y que, si de parodia se tratara, gracia no tiene ni de lejos. Pero luego nos enteramos de que los niños del cuento, o sea, Hansel y Gretel, luego de quemar a esa bruja, se dedicaron, ya como profesión, tal y como hubieran elegido la cocina y el periodismo, a cazar a cuanta bruja apareciera por los alrededores y, que conste, los alrededores en una nación como Alemania son abundantes en bosques y aldeas repletas de ignorantes, como lo prueba el hecho de que tienen que salvar a una hermosa Mina de las garras del comisario Berringer que juraba que era bruja quién sabe por qué endiablada razón. Y entonces los dos jóvenes consiguen un empleo para buscar a 11 niños de la región raptados por las brujas y, de ahí en adelante, les podemos jurar que nos quedamos con un palmo de narices viendo sucederse los hechos más inverosímiles y estrafalarios que alguien pueda imaginar, como ver a Hansel inyectarse cada varias horas porque sufre de azúcar, a Gretel utilizar un disfibrilador para hacer volver a la vida a un Troll amigo y enamorado, y a Ben disparar contra las brujas con una maravillosa ametralladora calibre 50, detalles que, claro, pueden reforzar, para un lector desavisado. La idea, volvemos sobre ella, de que este asunto es una parodia, para lo cual volvemos a insistir que si eso es una parodia entonces nosotros somos hermanos de Superman y tíos de Pulgarcito.

Y, peor, por más que hicimos nobles esfuerzos por deslizarnos un rato en brazos de Morfeo, el bullicio de la banda sonora nos impidió dejar a un lado tan vulgar estupidez dizque cinematográfica, adornada por la estolidez histriónica de Jeremy Renner, a quien quieren, a todo dar, convertir en nuevo ídolo de la pantalla. 

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña