http://images2.listindiario.com/image/article/383/680x460/0/5B2D939E-1788-4404-B22F-D409C27F7ED9.jpeg
Listin Diario
25 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 1:14 AM
Entretenimiento 25 Agosto 2012
0 Comentarios
Tamaño texto
DESDE LA ÚLTIMA BUTACA
Footnote (2 de 2)*
Compartir este artículo
Luis Beiro
luis.beiro@listindiario.com

Por un error involuntario, la pasada semana, en este mismo espacio, el autor empasteló el contenido de las películas “Beaufort” y “Lebbanon”, y ofreció detalles de la segunda, bajo el nombre de la primera.

También situó la acción en la frontera con Palestina, cuando en realidad sucedió en los límites territoriales entre Israel y El Líbano. Pedimos excusas a los lectores con la promesa de que en un próximo trabajo, estudiaremos ambos filmes.

I

“Footnote” no es un duelo entre intelectuales, tampoco es una controversia interpretativa sobre los misterios del Talmud, el compendio cultural básico del judaísmo. Es una exploración dentro del mundo de las ambiciones humanas y los conflictos personales donde se mueven tres personajes que representan tres tipos de conductas éticas: un padre “rosca izquierda”, su hijo “farandulero” y un intelectual resentido.

Las actuaciones de todos son excelentes. La mano de Cedar cuidó con esmero los detalles histriónicos. Aunque es bueno aclarar que los actores de cine de Israel gozan de una excelente salud interpretativa, algo que nace de la extraordinaria preparación profesional que reciben. En Israel, cualquiera no puede ser actor de cine.

Hay que estudiar y formarse en el teatro, en la danza, en la lectura, en el ballet, y en el arte en sentido general. En el caso de “Footnote”, destaco el trabajo de Eliezer Shkolnik, en el papel del padre y la de Yehuda Grossman en el rol de su enemigo intelectual. Sobre el rostro de ambos, la cámara se esmera. Saca a relucir fantasmas análogos (la criticidad versus la frustración) gracias a esos primeros párrafos que se asemejan a las viejas leyendas judías donde las palabras captaban la dimensión de la mirada, las marcas en el rostro, y la seguridad (o envidia) en la manera de fruncir el entrecejo o las contracciones musculares.

La música complementa el estilo humorístico. A Cedar solo le interesa adecuarla al momento de la historia y no se preocupa en que pueda ser olvidada al dejar de escucharse. Todo momento es matizado por algún detalle interesante: la fotografía, que usa tics propios del género de acción (se trata de un thriller psicológico); el narrador en off; los “efectos visuales”; la ubicación de la cámara, siempre atenta a los puntos de atención, ya bien sean objetos físicos o recuerdos; la difusión de la sorpresa e indignación del padre a sus propios fantasmas, e incluso la representación de los créditos finales a manera de lector de microfilms. La historia posee un ritmo y un suspenso ausentes en muchos filmes de acción.

“Footnote” tal vez sea el filme que más se acerque a los clásicos del mal llamado “cine intelectual” donde señorea la versión de la famosa novela de Umberto Eco “El nombre de la rosa” (1986).

Sin embargo, y a diferencia del filme de Jean-Jacques Annaud, “Footnote” presenta la rivalidad padre-hijo acentuada por el hecho de dedicarse ambos “casi” a lo mismo.

Sin embargo, en el final, el espectador entenderá que el tema medular es la actitud del investigador, la metodología científica como ética al servicio del conocimiento. Y con ello entenderá el final y la decisión del personaje del padre para hacer valer sus principios éticos como intelectual de valía.

El director no oculta su ludismo. En algunas partes, Cedar acude a la música y a la comedia para suavizar el drama de los personajes por cuestiones inherentes a sí mismos, así como por conflictos de relación filial.

¿Su defecto?: Un inicio lento pero necesario, en donde el lector recibe los datos fundamentales de los protagonistas.

A partir de la presentación del conflicto, el filme mantiene un intenso ritmo hasta el desenlace final, un ritmo que trasmite las emociones de los personajes y el ambiente de alta tensión en que viven. Aquí vive un guión notable y una estructura narrativa que respira cine por los cuatro costados.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña