El Deporte 30 Diciembre 2012
0 Comentarios
Tamaño texto
Símbolos de un uniforme
Compartir este artículo
Kevin Cabral
kevcabral@hotmail.com Twitter: @kevcabral

El episodio que se vivió esta semana con el intermedista de los Tigres del Licey Anderson Hernández fue una demostración del fanatismo enfermizo que muchos dominicanos tienen por el béisbol y por aquellos jugadores que se convierten en figuras determinantes para el equipo que siguen.

Dicha situación nos hizo pensar en los jugadores de la pelota nuestra cuyo vínculo con sus equipos provoca que no se conciba la posibilidad de que puedan vestir otro uniforme, sobretodo si se trata de su rival natural. Echemos un vistazo a los casos más notables.

Miguel Diloné
Desde que se estableció en la Liga Dominicana en 1974-75, Diloné fue un imán de atención y un símbolo indiscutible de las Aguilas Cibaeñas. Venerado por los seguidores de su equipo y respetado y hasta odiado por sus contrarios, era prácticamente imposible concebir a “Guelo” con otro uniforme. Durante su carrera activa, participó en 11 series finales y fue parte de seis equipos campeones. Curiosamente, vistió el uniforme azul en la Serie del Caribe de 1980. Luego de retirarse, dirigió a Leones y Gigantes sin que eso afectara su condición de icono aguilucho.

Luis Polonia
Exactamente una década después de establecerse Diloné, lo hizo Polonia con las Aguilas luego de ser firmado por Don Juan Marichal para los Atléticos de Oakland. Nativo de Santiago y formado en los alrededores del Estadio Cibao, su bate indetenible y agresividad lo convirtieron en un ídolo de los aguiluchos y una figura indispensable del equipo durante su carrera de 27 temporadas. Dueño de casi todas las marcas ofensivas en post-temporada, participó en 16 series finales y fue parte de 12 equipos campeones. En la Serie del Caribe de 1988, representó a República Dominicana con el Escogido y en 1999 lo hizo con los Tigres.

Winston Llenas
Chilote es otro nativo de Santiago con la marca de fábrica de las Aguilas Cibaeñas. Quizás el miembro más insigne de la familia por sus aportes en diversos roles, fue el capitán del equipo y bateador de los momentos apremiantes, con 50 cuadrangulares y 377 carreras remolcadas. Luego de su retiro como activo, ganó dos veces como dirigente y como ejecutivo sus logros son legendarios. Ha sido miembro activo de 19 de las 20 coronas amarillas. Decir Winston Llenas es decir Aguilas Cibaeñas.

Tony Peña
El primer “pelotero de la patria”, Peña ha sido el receptor más completo del país y el único jugador con tres temporadas sucesivas de 40 o más carreras remolcadas. Aún más importante, se mantuvo jugando en la Liga Dominicana luego de alcanzar estelaridad en Grandes Ligas y a pesar de jugar en una posición tan exigente como la receptoría. Logró seis campeonatos como jugador y dos como dirigente y fue refuerzo de Leones y Tigres en Series del Caribe. Es famoso el episodio cuando aceptó dirigir a los Leones para luego arrepentirse por respeto a sus lazos con las Aguilas.

Manny Mota
Paradójicamente, inició su carrera con los Leones del Escogido para luego ser negociado a los Tigres. Allí se convirtió en uno de los grandes símbolos azules de todos los tiempos, condición que se ha mantenido invariable a pesar de dirigir otras franquicias. En su primera temporada con el Licey, 1960-61, obtuvo el primero de tres títulos de bateo consecutivos y dejó un promedio de .333 de por vida, el más alto en la historia. Fue parte de seis equipos campeones de los Tigres y su actuación como manager-jugador en la Serie del Caribe de 1971 fue de leyenda. Como dirigente, llevó su equipo a coronas en 1983 y 84.

Felipe Rojas Alou
Sin ánimo de desdeñar los méritos de otros, el “Panqué” ha sido posiblemente el miembro más prominente de la enseña escarlata, considerando el hecho de que fue un superestrella para ese equipo y luego de retirarse el dirigente más exitoso. El mayor de los hermanos Rojas Alou fue la piedra angular de los Leones a partir del segundo lustro de los 50 y participó como jugador en cinco equipos campeones. Luego agregó tres coronas como manager. Su nombre es sinónimo de Leones del Escogido.

Miguel Tejada
“El Pelotero de la Patria” tiene que ser parte importante de este club, tomando en cuenta su entrega e identificación con las Aguilas Cibaeñas, en esta época donde proliferan las restricciones y prohibiciones de las organizaciones de Grandes Ligas. Tejada se mantuvo activo con las Aguilas aún en la temporada cuando fue elegido JMV de las Grandes Ligas y fue figura central de un período de éxitos sin paralelo en el béisbol dominicano. Tejada ha tenido que ver con ocho coronas aguiluchas y contando. En 2002, 2004 y 2006, representó a República Dominicana con el uniforme de los Tigres del Licey.

Rafael Batista
Esta entrega no estaría completa sin el “Gallo”, uno de los jugadores más representativos y ciertamente el más longevo de las Estrellas Orientales. Recordado por su poder (45 cuadrangulares) y excelente defensa en la inicial. Además, es el máximo remolcador en la historia de nuestro pasatiempo con 395. Iniciando su carrera, fue parte del último equipo campeón de las Estrellas en 1967-68.

Otros que por falta de espacio no podemos reseñar con más detalle: Guayubín Olivo, Juan Marichal, Silvano Quezada, Mendy López, Mateo Rojas Alou, Silvano Quezada, Esteban Germán, Pedro Borbón, Arturo Peña, Ronnie Belliard, Mario Soto, Teodoro Martínez, Stanley Javier, Félix Fermín, Nelson Cruz, etc.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña