El Deporte 14 Noviembre 2012
0 Comentarios
Tamaño texto
PARA RECORDAR
Caguas cinco estafadas en una entrada y solo anota una vuelta
Tony Grullón

En Puerto Rico, el domingo 23 de noviembre de 1980, los Criollos de Caguas pierden ante los Vaqueros de Bayamón con marcador de 5-3 y tuvieron dos jugadores que se combinaron para cinco robadas en un mismo episodio. Este hecho aconteció en la segunda entrada cuando el antesalista Carl Ripken JR, de los Criollos se estafó la intermedia, la antesala y el pentágono, mientras que el paracorto del mismo equipo; Sixto Ramírez se robó la segunda y la antesala en el mismo episodio para establecer una marca en ese béisbol boricua. Este hecho histórico aconteció en el estadio “Ildefonso Solá Morales” de Caguas. Este choque registró algunos hechos extraños de esos que siempre acontecen en un juego de béisbol. En esa entrada donde los Criollos se robaron cinco bases el equipo apenas anotó una carrera. Otro hecho extraño lo representa el que entre los dos conjuntos anotaron ocho carreras y éstas fueron realizadas en ocho entradas diferentes, una vuelta en cada entrada, nunca anotaron ninguno de los dos equipos más de una vuelta en cada uno de esos capítulos.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña    
 
 
Más en El Deporte