http://images2.listindiario.com/image/article/239/680x460/0/8218726C-17DD-429A-A7AC-99D3D46DE2FF.jpeg
Listin Diario
2 Septiembre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 1:35 AM
El Deporte 5 Diciembre 2010
0 Comentarios
Tamaño texto
CON LOS CAMPEONES
Nuevo método para perfeccionar control antidoping
Compartir este artículo
Mario Emilio Guerrero
megkrantz@hotmail.com

La cruzada que se lleva a cabo contra el uso de sustancias prohibidas, es una lucha sin cuartel. Cada día, científicos de todas partes del mundo trabajan afanosamente, con el objetivo de descubrir las técnicas para desenmascarar a los atletas que tratan de burlar los controles antidoping. Pero, al mismo tiempo, un sinnúmero de personas busca encontrar las fórmulas para ocultar la presencia de drogas ilegales en el cuerpo de los competidores.

Recuerden a los tristemente célebres laboratorios BALCO, que operaban en California, bajo la dirección del estadounidense Víctor Conte. Fue allí donde se creó aquella droga llamada THG, utilizada para aumentar el rendimiento, cuya existencia fue conocida, gracias a una muestra enviada anónimamente a la Agencia antidopaje de los Estados Unidos (USADA), por el entrenador jamaiquino Trevor Graham.

Gran tentación
Ese es sólo un ejemplo, de los miles de proyectos clandestinos, esparcidos por todo el planeta, cuyo objetivo es encubrir el uso de estimulantes prohibidos.

Lamentablemente, será imposible acabar con estas prácticas ilícitas, porque los atletas nunca dejarán de arriesgarse a que los descubran, cuando el premio si no lo hacen, son la fama y la fortuna que ofrecen los deportes profesionales de hoy en día.

Y mientras haya un mercado de competidores, que desee lanzarse a la aventura del dopaje, siempre habrá individuos que intentarán brindarle el mecanismo para burlar los controles.

Los engaños
Leyendo hace unos días un artículo del periodista Carlos Arribas, en el diario español El País, me enteré de uno los nuevos métodos ideados con el propósito de esconder la presencia de la EPO (Eritropoyetina, hormona que aumenta la cantidad de glóbulos rojos, permite un mejor rendimiento del deportista en actividades aeróbicas y aumenta la resistencia al ejercicio físico), en la sangre de los atletas. Se trata de depositar polvos de proteasas en la orina para hacer invisible la EPO en los exámenes de laboratorio.

Las autoridades han utilizado todo tipo de tácticas para frenar esta práctica, pero no lo han logrado. Incluso, obligan a los competidores a lavarse lavarse las manos y a orinar con guantes, por si esconden los polvos en las uñas, pero ni así han podido parar las trampas, pues introducen las proteasas en la uretra antes de pasar el control, con lo que ya la llevan en la orina. Una técnica para descubrir la EPO, a pesar del uso de los polvos, es hacer al atleta orinar un poco, unos 20 mililitros y desechar esa muestra.

Después se le tomaría la muestra buena”. Pero, hacer orinar dos veces a un competidor no es tarea fácil

Pasaporte hematológico
En su reportaje, Arribas destaca como un grupo de fisiólogos y científicos de la Universidad de Valencia, en la facultad de medicina, ha sometido a la comunidad del antidopaje a un alud de estudios, revelando al público las rendijas a través de las cuales los deportistas pueden engañar el sistema. Producto de sus investigaciones ha surgido lo que ellos llaman el pasaporte hematológico, que debería detectar las manipulaciones de los ciclistas y atletas de otros deportes, pero que ha dado pie a un debate sin fin en todos los ámbitos, en el jurídico y en el científico. El proyecto se basa en el principio de que, si hay estimulación externa a través de la EPO o de transfusiones, aumenta la hemoglobina y baja el porcentaje de reticulocitos (glóbulos rojos jóvenes), señales que se anotarían en el pasaporte. Sin embargo, para contrarrestar estas acciones, los tramposos podrían recurrir a dosis menores de EPO, combinadas con sesiones en una máquina, no prohibida, que simula las condiciones de escasez de oxígeno que se da en la altitud, con lo que se estimularía la producción de reticulocitos.

Arma del futuro
Los estudiosos de la Universidad de Valencia apuestan a que el pasaporte hematológico será en un futuro cercano, un arma efectiva contra el dopaje y reducirá el uso de estimulantes prohibidos en un alto porcentaje. Sin embargo, todavía no han podido perfeccionarlo y señalan los investigadores valencianos, que aunque es un buen método para orientar o dirigir los controles antidoping, todavía no es efectivo para sancionar, pues no se sabe lo suficiente sobre las alteraciones de los valores sanguíneos y sus fluctuaciones.

Un ejemplo de esto último, es que un deportista puede hacerse mini transfusiones de 150 mililitros de sangre cada tres días y sus valores sanguíneos no cambian. Aunque es evidente que el procedimiento aún no está del todo acabado, lo importante es que se trabaja consistentemente para erradicar ese terrible mal que es el dopaje. No obstante, hay que estar conscientes de que también los malos también seguirán buscando la manera de hacer sus travesuras.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña