Listin Diario
31 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 1:43 AM
El Deporte 12 Julio 2009
0 Comentarios
Tamaño texto
CON LOS CAMPEONES
Las firmas de novatos del sistema 2 de julio
Compartir este artículo
Mario Emilio Guerrero
megkrantz@hotmail.com

El régimen de reclutamiento de jugadores internacionales por parte del béisbol de las Grandes Ligas, conocido como firmas del 2 de julio, se ha convertido en un sistema de corrupción de complicidad colectiva. Los fraudes cometidos mediante la alteración de actas de nacimiento y cambios de identidades son numerosos entre los prospectos, que cumplidos los 16 años, buscan ansiosamente ser contratados por las diferentes franquicias.

Cada año, la oficina local del Comisionado de las Grandes Ligas detecta una elevada cantidad de casos de jugadores que intentan burlar las reglas. Sin embargo, no todos los tramposos quedan al descubierto y algunos consiguen evadir las pesquisas hasta ser firmados, como fue el caso del torpedero de los Nacionales de Washington, Esmailyn González, cuyo nombre real resultó ser Carlos David Álvarez Lugo, cuatro años mayor de lo que señalaban sus documentos. En el fondo, este es un enorme problema social que difícilmente tenga solución a corto plazo, porque se trata de muchachos sumidos en la extrema pobreza, que ven el béisbol como única salida a su grave situación económica. Por eso son capaces de apelar a cualquier recurso, aun a costa de su propia salud, para lograr ser fichados con un buen bono por una organización de las Ligas Mayores. Muchos cazatalentos o “buscones”, como se les conoce popularmente, así como responsables de programas de preparación de peloteros, se aprovechan de esta situación para inducir a estos muchachos a adulterar sus papeles de identificación.

Igualmente existen padres inescrupulosos que ven en sus hijos potenciales millonarios a través del béisbol y son los primeros que se prestan a todo tipo de triquiñuela para engañar a los investigadores de la Major League Baseball (MLB).

Funcionarios corruptos
Del otro lado de la moneda se encuentran los empleados públicos corruptos que se llenan los bolsillos realizando las falsificaciones de documentos.

¿Qué funcionario de una oficialía del estado civil resiste un soborno de 100 mil dólares, y hasta menos, por expedir un acta de nacimiento alterada? La respuesta es obvia e imposibilita todavía más la pureza del sistema. Pero no crean que son los burócratas dominicanos los únicos que están envueltos en esta vorágine de inmoralidad. No, señor. También hay casos de oficiales de la representación en República Dominicana de MLB que han caído en la tentación del dinero fácil y fueron sorprendidos colaborando en la comisión de fraudes.

Ni siquiera las organizaciones de las Grandes Ligas han quedado completamente exentas de este mal que arropa el régimen de reclutamiento del 2 de julio. Tanto es así, que altos ejecutivos de desarrollo son investigados como cómplices de engaños cometidos en la firma de jugadores con bonos millonarios y hasta algunos terminaron siendo cancelados.

La muestra más patética de esta realidad es el arresto hace un año de un funcionario de los Medias Blancas de Chicago, apresado en un aeropuerto de los Estados Unidos por tratar de ingresar dinero no declarado en sus zapatos. Ese dinero formaba parte de los bonos que tenían que recibir los prospectos firmados por la organización.

Futuro incierto
Por otra parte, igualmente es perjudicial para el procedimiento del 2 de julio, que muchos de los responsables de preparar a los jugadores que serán observados, los someten a regímenes de entrenamientos inhumanos, lo que luego deriva en lesiones y problemas físicos y hasta sicológicos permanentes. Incluso, se llega a inyectar a los prospectos con sustancias prohibidas, obviando las consecuencias que esto puede conllevar, guiados por el único interés de lograr una bonificación millonaria. ¿Perjudicará este entarimado de ilegalidades la firma de jugadores dominicanos bajo el sistema del 2 de julio? Yo creo que desde ya, le está haciendo daño y que los prospectos serán los que terminarán pagando las consecuencias de todas estas irregularidades que se cometen para conseguir el fichaje.

Actualmente, las organizaciones se aventuran a pagar mucho dinero, porque todavía les resulta más barato que firmar a los jugadores escogidos en el sorteo universitario de los Estados Unidos. Pero, si los fraudes con las edades no son eliminados o reducidos a un número poco significativo, las franquicias optarán por desviar su plata al mercado norteamericano, que es mucho más confiable, aunque sea más caro. Además, no es lo mismo fichar a un pelotero al que usted sólo ha visto correr, batear o lanzar en sesiones de entrenamientos aislados (los llamados “tryouts”), que observarlos con detenimiento en los torneos colegiales estadounidenses durante una campaña completa. Sin embargo, pienso que respecto a esto último, los equipos de las Ligas Mayores por ahora seguirán arriesgándose, optando por reclutar talento internacional, principalmente dominicano. Pero, esto perdurará siempre y cuando el sistema sea saneado y regido por la legitimidad.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Se ha cerrado la discusión de este artículo por lo que no se puede comentar