Editorial 18 Marzo 2013
0 Comentarios
Tamaño texto

Que no se ponga en peligro la seguridad aérea del país

Para reclamar un aumento de salarios no es sensato que los controladores aéreos tengan que provocar una parálisis forzosa de su trabajo, lo que afectaría gravemente la seguridad de la aviación comercial.

Ese es el temor que existe desde que se supo que la asociación de controladores está exigiendo un aumento del 100 por ciento en los salarios de sus miembros, que oscila entre los 75 mil y 100 mil pesos mensuales, al Instituto Dominicano de Aviación Civil (IDAC).

Hasta ahora el reclamo de aumento parece provenir de los controladores, pero pudiera darse el caso de que las demás áreas técnicas vinculadas a la aviación comercial se unan al movimiento y entonces sí es verdad que se crearía una situación de alta vulnerabilidad para una actividad tan estratégica y delicada que no admite este tipo de parálisis sin causar graves perjuicios económicos a la nación.

El país ha ido ganando, gradualmente, mejorías en los estándares de seguridad operativa en sus aeropuertos y hasta ahora ha pasado satisfactoriamente todas las pruebas de rigor internacional que se emplean para garantizar, también, la seguridad de los vuelos de las distintas aerolíneas que surcan nuestro espacio aéreo.

Una parálisis en las torres de control de los aeropuertos nacionales implica enormes riesgos para la vida de miles de personas que utilizan la via aérea para trasladarse de una región a otra, de un país a otro, de un continente a otro, lo que indica que dado su alto y sensitivo valor estratégico no puede permitirse que ocurra como elemento de sustentación de un reclamo salarial que bien puede dilucidarse en otros escenarios menos radicales.

Que se sienten en la mesa de negociaciones los controladores y los directivos del IDAC con el mejor talante para discutir alternativas, pero nunca con una espada de Damocles o subordinando un plan de lucha a una decisión tan delicada como es la de abandonar los puestos de control aéreo, trastornando una actividad económica tan importante y poniendo en riesgo la vida de millares de personas que son usuarios de los servicios de las aerolíneas comerciales que tocan nuestro país.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña    
 
 
Más en Editorial