Editorial 29 Enero 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
Oportuna depuración de choferes

Una revisión de casos permitió descubrir que, en el concho de Santiago, trabajaban unos 200 choferes con serios antecedentes penales por violaciones sexuales, drogas, homicidios y otros delitos.

 Eran, en verdad, potenciales peligros para los ciudadanos indefensos, y por eso se recibían con frecuencia las denuncias sobre atracos y abusos sexuales, o tentativas fallidas de tales fechorías.

 En razón de los crecientes riesgos que estaba representando para los usuarios del concho de Santiago estos episodios, lo que ponía en duda la confiabilidad de ese servicio público en el cual laboran muchos hombres y mujeres honestas, la Central Nacional de Trabajadores del Transporte buscó el auxilio de la Fiscalía de la ciudad para iniciar la depuración.

 Fue así como pudo descubrirse que una considerable cantidad de choferes del transporte público estaba trabajando para los sindicatos, habiendo tenido estos antecedentes penales, y de inmediato fueron excluidos del sistema.

 Una sana decisión, una sana precaución.

Ese mismo ejercicio debe hacerse en la capital, donde abundan los carros regulares y “piratas” del concho, y donde casi a diario se reportan casos de abusos a pasajeros por parte de delincuentes que forman parte, junto al chofer, de una banda o pandilla de malhechores.

Animamos a los sindicatos del transporte público a que sometan a la Fiscalía o a la Policía las listas de sus miembros, para que puedan depurarse y librarse de las lacras que desacreditan o tornan desconfiable e inseguro el servicio que ofrecen a la ciudadanía.

Si en Santiago develaron a más de 200 choferes con tales fichajes, ¿cuántos no habría en la capital, más grande y más poblada y con más vehículos del transporte público urbano, sin que los inocentes usuarios lo sepan? 

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña    
 
 
Más en Editorial