Imprimir sin imágenes
Listin Diario
24 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 6:07 PM
Editorial 14 Junio 2010
0 Comentarios
Tamaño texto
Forjadores de la libertad
Este país tiene una enorme deuda de gratitud y de reconocimiento a esos valientes dominicanos que han hecho posible que el sueño de la libertad se materializara.
Compartir este artículo

El estado de democracia y libertad que hemos vivido en los últimos cincuenta años es el fruto de muchas acciones heroicas, corajudas y teñidas de sangre y sufrimiento de aquellos que se enfrentaron a la dictadura de Trujillo en diferentes épocas y de diferentes formas.

Los testimonios de algunos sobrevivientes que ha venido publicando el LISTÍN DIARIO en las últimas semanas son conmovedores y reflejan con dramático realismo la dimensión del sacrificio humano que conllevó luchar contra aquel oprobioso régimen.

Dos frustradas expediciones, la de Luperón en 1949 y la de Constanza, Maimón y Estero Hondo, en 1959, más los movimientos conspirativos que se estructuraron a partir de ambas experiencias, crearon las condiciones para que el 30 de mayo de 1961 un puñado de hombres, que representaban el anhelo de libertad de todo un pueblo, acometieran el ajusticiamiento del dictador y propiciaran el rápido derrumbe de aquel estado de cosas.

Hoy se cumplen 51 años de la expedición de Constanza, Maimón y Estero Hondo, un osado intento de valiosos y prometedores hombres de la República que se entrenaron en Cuba y que, alentados por el triunfo de las guerrillas de Fidel Castro, pretendieron reproducirla para dar al traste con el gobierno tiránico.

Fue un verdadero martirologio, pues sabían de antemano de la poderosa capacidad militar del régimen y aún así la desafiaron. Los que no murieron en combate fueron apresados y torturados y algunos no resistieron esas palizas. Los que sobreviven al día de hoy narran aquellas pavorosas experiencias para que sirvan a las actuales y futuras generaciones como una enseñanza de patriotismo y de lo imprescindible que es vivir en democracia y libertad.

Este país tiene una enorme deuda de gratitud y de reconocimiento a esos valientes dominicanos que han hecho posible que el sueño de la libertad se materializara y abriera los cauces para implantar un sistema que no reprima el espíritu creador, la libertad de expresión de las ideas, y que garantice derechos suficientes para que el ciudadano pueda vivir en dignidad y en libertad, con pleno respeto a los fueros humanos con que Dios los ha creado.

Este es un día de fiesta para los que hoy disfrutan de los beneficios de aquel martirologio, pero es también un día de tristeza al recordar los sufrimientos que padeció el pueblo durante 31 años para salir de esas tinieblas del terror y la opresión.

Que nadie olvide ese pasado para que no vuelva a asomarse jamás en el horizonte de esta patria el fantasma de una dictadura y para que los dominicanos cuiden su libertad y su sistema democrático a cualquier precio, aunque sea tan alto como el que pagaron los expedicionarios del 14 de junio de 1959, y los que luego lucharon para que definitivamente cristalizaran sus sublimes ideales.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña    
 
 
Más en Editorial