http://images2.listindiario.com/image/article/452/680x460/0/FF3F234D-E85D-411A-BD55-CAD83AB4148F.jpeg
Listin Diario
21 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 2:09 PM
Economía & Negocios 2 Julio 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
CONSENSO Y CONFLICTO
Y si las tasas de interés suben, ¿los bancos ganan o pierden?
Compartir este artículo
FAUNTLY GARRIDO
@fauntly_garrido

Desde el advenimiento de la crisis financiera e inmobiliaria de finales del 2007 y 2008 las tasas de interés han mantenido una profunda tendencia hacia la baja como mecanismo fundamental para garantizar liquidez al sistema y lograr que los “ajustes” tanto estructurales y sectoriales que se tuviesen que dar no creasen un pánico generalizado que literalmente tranque el desenvolvimiento normal de lo que los economistas llaman la economía real.

Es decir, en términos médicos, las reducciones de tasa y la sistemática inyección de recursos por parte del Tesoro en EE. UU. y del Banco Europeo (a pesar de que los europeos han sido mucho más reservados en este abordaje y han exigido una política de austeridad que ha dado al traste con una buena parte de las economías de los países miembros) han mantenido al paciente vivo, estable y con pronóstico de mejoría. En todo este proceso, el sector bancario ha sido visto como uno de los villanos fundamentales del proceso, puesto que fueron los que con sus políticas de crédito a clientes de alto riesgo provocaron la burbuja especulativa del sector inmobiliario que detonó la bomba y al mismo tiempo han tenido que ser “salvados” por el Tesoro de EE. UU. (en su mayoría), puesto que por su tamaño fueron denominados demasiado grandes y enraizados como para permitir que se hundiesen. Actualmente no solo por la coyuntura actual del ciclo económico, en el que el período de tasas bajas está ya prácticamente llegando a su fin, sino además por la salida del protector y promotor de este modelo, Ben Bernacke, como presidente de la Reserva Federal de EE. UU., la perspectiva es hacia un aumento de las tasas para finales del 2014 y principios de 2015. La pregunta que muchos analistas se hacen es el efecto que un incremento moderado entre un 1% y un 3% en los rendimientos de los Bonos del Tesoro tendrían sobre la exposición bancaria no solo en EE. UU. si- no en Europa y Asia.

Como los márgenes han estado deprimidos por mucho tiempo, una parte importante de los activos bancarios está vinculado a deudas soberanas por un lado, mientras para poder atraer ahorristas han ofertado tasas pasivas variables y prestado con tasas fijas a más de 12 meses.  Esto implica, que para una parte importante de los bancos, pequeñas variaciones en el rendimiento de los bonos pudiese implicar pérdidas importantes en el valor de sus carteras de activos y en los márgenes de intermediación financiera actuales.

Como en economía ningún movimiento en variables macro tiene un efecto aislado, estos desplazamientos de tasas tendrían efectos importantes sobre el costo del financiamiento local, sobre todo para el Estado que ha adoptado el modelo de endeudamiento permanente para financiar sus políticas de inversión pública. En adición, dependiendo de cual sea la composición de la cartera de activos de la banca local, estos desplazamientos pueden encarecer de manera importante los créditos nuevos y los ya otorgados en el país, y golpear aún más la ya deteriorada actividad económica doméstica. Entendemos que el gobierno, sobre todo vía los fondos internos generados por Seguridad Social y los Fondos de Pensiones, debe impulsar nuevas acciones para garantizar un flujo mucho mayor de liquidez al sistema durante los próximos 18 a 24 meses y así poder garantizar mover el engranaje local antes de que el peso de las fluctuaciones de tasas externas lo detenga.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña