http://images2.listindiario.com/image/article/435/680x460/0/11347C24-927E-415F-8382-F143D15F405C.jpeg
Listin Diario
24 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 2:02 PM
Economía & Negocios 19 Abril 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
Jarabacoa se juega su futuro inmobiliario y en el turismo
PROYECTO DE INVERNADEROS ENTRA A ROMPER LA ARMONÍA DE LA ZONA
  • Impacto. La pureza y tranquilidad que irradia la zona se ve amenazada por proyectos que amenazan el medioambiente.

Compartir este artículo
Jairon Severino
jairon.severino@listindiario.com
Santo Domingo

El desarrollo inmobiliario y turístico que ha experimentado Jarabacoa ubica a este municipio de la provincia La Vega dentro de la clasificación de turismo ecológico de montaña, entre los más atractivos para la inversión nacional y extranjera. De hecho, es una referencia dentro y fuera del país.

Importantes proyectos de inversión que según datos preliminares superan los US$100 millones, hacen vida económica entre las montañas de Jarabacoa. En el área hay decenas de proyectos pequeños, medianos y grandes que han confiado en la estabilidad y seguridad que ofrece esta comunidad.

Jarabacoa y su entorno son conocidos por su alta producción de vegetales, madera, flores y otros frutos menores. La temperatura de esta ciudad, incluyendo la de sus distritos municipales, secciones y parajes, es uno de los valores más atractivos para la inversión.

Arroyo Maraca Country Club es uno de los tantos proyectos que confían en el desarrollo turístico e inmobiliario de Jarabacoa. Los inversionistas de esta apuesta de desarrollo económico llegaron a la zona hace alrededor de diez años. Apuestan al fortalecimiento de estas áreas como un destino de turismo de descanso, pero también de inversiones en diferentes ámbitos.

Vanessa Senior de Kelly, inversionista del proyecto, está convencida de las bondades que ofrece Jarabacoa para la inversión inmobiliaria, especialmente en proyectos de cabañas turísticas que se convierten, en muchos casos, en la residencia permanente de personas en retiro, pero también de familias con éxito empresarial que buscan tranquilidad, pureza del aire y seguridad jurídica para la inversión. “Jarabacoa ofrece esto y mucho más. Es un lugar cuyo prestigio está sobradamente demostrado”, apunta.

Sin embargo, como inversionista en la zona, Senior de Kelly tiene una preocupación. Se trata del otorgamiento de permisos de construcción sin criterios medioambientales y de convivencia humana. Incluso, afirma, en algunos casos rayan los límites de la lógica cuando se trata de proyectos que representan amenazas de contaminación de los ríos y de todo el entorno.

La principal preocupación en estos momentos la ocasiona un proyecto de invernaderos de 102,000 metros cuadrados pegados a la carretera. Su nombre es Agrotechnology 10 S.R.L. Dice que no se opone al desarrollo de la agroindustria, pero sostiene que debe ser sobre la base de una planificación y de respeto a las disposiciones que establecen áreas protegidas.

“El proyecto fue llevado a vistas públicas y no hubo un solo voto a favor, lo que también pone bajo cuestionamiento todo el proceso que se ha llevado a cabo para lograr algunos de los permisos”, sostiene. De todos modos, dice, los dueños del proyecto no se presentaron a la audiencia.

Senior de Kelly sostiene que no se opone al desarrollo de Jarabacoa, pero entiende que debe ser bajo criterios claros de respeto al medio- ambiente y a la convivencia de quienes han invertido en la zona.

Uno de los aspectos que considera sensible sería el tránsito de vehículos pesados en la carretera Jarabacoa-La Vega y otras zonas, pues es una zona montañosa y la vía resulta muy estrecha. “No nos cabe la menor duda de que el ruido y el peligro que representarían camiones en esta vía de comunicación sería mortal para el desarrollo inmobiliario y turístico de estas comunidades”, apunta Senior de Kelly, quien considera que las autoridades deben poner especial atención en no permitir que el potencial de desarrollo sea afectado inmisericordemente.

Narra que el proyecto que buscan instalar en la zona no se ajusta al área no solo porque el área está protegida y que no se puede hacer este tipo de infraestructuras a menos de 500 de la carretera, sino porque generan contaminación que pone en riesgo las aguas.

Confía en que la justicia juegue un papel de primer orden en el que se ponga de por medio el interés general y no el particular, pues las consecuencias medioambientales, económicas y humanas serían especialmente duras.

El proyecto Agrotechnology está en el proceso de completar la documentación y permisos necesarios para instalar alrededor de 102,000 metros cuadrados a orillas de la carretera Bayacanes-Jarabacoa. De hecho, los inversionistas cuentan con una carta de “no objeción”, la cual está contenida en el acta de la sesión extraordinaria 023-2012 del consejo municipal del ayuntamiento de Jarabacoa, así como una certificación “no objeción de uso de suelo”, del Ministerio de Turismo. Los permisos ambientales, sin embargo, le ha resultado difíciles.

(+) 
OPCIONES PARA INVERTIR EN LA ZONA

Los propietarios de Arroyo Maraca Country Club afirman que no se oponen a que en esa área se instale un proyecto turístico o de cabañas, así como un hotel, pero no un “montón de invernaderos” que en nada contribuirán con la salud ambiental. “La carretera Bayacanes- Jarabacoa constituye un área protegida dentro de la categoría de paisajes protegidos, considerándose expresamente como una vía panorámica, cuya protección abarca una separación de 500 metros a ambos lados de la carretera. 

El proyecto de invernaderos que nos ocupa se sitúa dentro del perímetro de la vía panorámica, en detrimento de la protección del área protegida descrita precedentemente”, establece un documento entregado por la ejecutiva del proyecto. El problema fundamental estriba en que la instalación de invernaderos tan cerca de la carretera afectará y modificará el paisaje visual original del área protegida de la carretera, sobre todo si se toma en cuenta que los techos de la construcción son de plástico y chocan con la armonía medioambiental que ofrece la zona. Como alternativa, Senior de Kelly sugiere a los propietarios del proyecto que construyan cualquier otra obra que no afecte el medio ambiente ni la paz de los inversionistas de la zona.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña