Listin Diario
2 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 1:42 AM
Economía & Negocios 15 Febrero 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
TRIBUNA ABIERTA]
¿Le convendría a República Dominicana que llegue una guerra de divisas?
Compartir este artículo
José Rafael Abinader

¿Qué es una guerra de divisas?  Si cada país devalúa a su antojo su moneda para promover las exportaciones se declara una guerra de divisas.

Este asunto es hoy pertinente debido a que Japón, que desde tiempo atrás ha estado padeciendo de una caída en su renta nacional, ha decidido depreciar su moneda, el yen, para abaratar, y así estimular sus ventas al exterior. No es lo mismo para el comprador extranjero que le vendan sesenta yenes por un  dólar a que se lo vendan a 93 yenes. En este último caso los productos japoneses, que son miles, saldrían más baratos. Y es que en estos días, a solicitud del primer ministro nipón Shinzón Abe, el yen ha  perdido valor frente a las otras monedas de los países desarrollados.

Hay tres naciones, cuya  prosperidad  y crecimiento económico dependen básicamente del monto de sus ventas  exportables. Son China, Japón  y Alemania. China  ha rehusado insistentemente  revaluar su moneda, tal como lo ha pedido los Estados Unidos. Japón ahora devalúa y Alemania, en una postura inexplicable, se opone a que el euro caiga, por temor  a que se desate un  proceso inflacionario. Lo cierto es que la economía de esos tres países depende, en un alto porcentaje, de sus ventas al resto del mundo.

Japón y China tienen grandes cantidades de dólares, en bonos norteamericanos, como resguardo  a una crisis económica universal. Los chinos tienen en reservas un millón de millones doscientos mil millones en divisas que incluyen, no solo el billete verde, sino también euros y oro. Japón cuenta con más  de un millón de millones en dólares, y Alemania se refugia  en el euro, aunque también acumula dólares y oro.

Para tratar este tema  de la guerra de las  divisas, se van a reunir en estos días, en Moscú, el grupo de los 20 ¿Lograrán  un acuerdo  para evitar esta guerra? El asunto  es complicado; es difícil predecir. Están en  juego  demasiados  poderosos intereses, en cada una de las veinte naciones.

Si bien Brasil, olvidando su historial de espiral inflacionaria, y de pérdida de valor de su moneda durante años, ha podido, en las últimas décadas, disfrutar de una moneda estable con el respaldo de una reserva monetaria considerable,  ha decidido en estos instantes mantener el real a un tipo de cambio de 1.97 por dólar, lo que dificulta sus explotaciones y eleva el costo de la vida por salir más cara las mercancías que importa. Quizás a los brasileños les convendría una tasa de cambio de tres reales por un dólar.

Un caso especial es el de Rusia. En los años noventa el rublo se fue a pique, con una gran inflación. No habían aprendido el mecanismo de una economía competitiva. Hoy el rublo se encuentra estable a 30 rublos por un dólar, ayudado por las ventas masivas de petróleo y gas natural, con un excedente de moneda extranjera que el presidente Putin usa para comprar grandes cantidades de oro.

¿Cuál es el grito de la zona euro y de los Estados Unido? Que el valor de cambio de las monedas extranjeras se deje al juego y rejuego de la compra y venta en los mercados.

¿Y qué dice el famoso Fondo Monetario Internacional?

Este organismo fue creado el 27 de diciembre de 1945 y entre sus bellos objetivos están:

 - Apoyar la estabilidad de los tipos de cambio

 - Lograr que los miembros tengan sistemas monetarios ordenados, y

 - Evitar devaluaciones con fines de competencia.

Con la actual devaluación japonesa, y las negativas de Rusia y China a dejar que sus monedas fluctúen en el mercado, se alegan los principales objetivos del Fondo.

Por otro lado, las autoridades  monetarias estadounidenses son más sutiles  y cuidadosas, pero consiguen los mismos objetivos, aunque por otros medios que no son las ostensibles  devaluaciones. Simplemente colocan  grandes cantidades de dólares- que son sacadas de bóvedas ñ a cero interés, comprando bonos previamente vendidos, medida que inunda al mercado con esa divisa, aplicando un principio económico elemental: la oferta masiva de un producto en el mercado- en este caso el dólar- provoca un descenso en su valor de compra.

¿Qué es lo que le conviene a la economía dominicana?

Que el yen japonés, el yuan Chino y el euro de los diecisiete países donde circula, se vendan bien barato y que el dólar se venda bien caro.

En Europa existe hoy día una crisis originada por múltiples déficits en los presupuestos de las naciones del Sur. Si hubieran tenido sus propias monedas las consecuencias de la baja del producto interno bruto (PIB) serian menos traumáticas, con menos paros y disminución de  los salarios. Es que no es lo mismo manejar su propia  política monetaria  con su expansión y contracción del circulante que dejar que lo haga el Banco Central Europeo que práctica un método de austeridad y ahorro que cuando es colectivo se convierte en un desahorro.

La inventiva, el emprendimiento, el estímulo a la tecnología de punta, a la producción sofisticada, con elevado rendimiento son atendibles con el manejo de un presupuesto propio usando una divisa propia. Por tal razón no veo qué papel hacen los bancos centrales de los países que no pueden emitir euro.

Si muchas monedas son devaluadas sube el precio del oro lo que sería bien rentable para la República Dominicana.

 

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña