http://images2.listindiario.com/image/article/416/680x460/0/5B134B93-82D1-44DA-8EB4-D44FFFF62358.jpeg
Listin Diario
31 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 2:29 PM
Economía & Negocios 23 Enero 2013
Comentarios 1 - último digitado en 23 Ene a las 11:48 AM
Tamaño texto
REPORTAJE

CAEI: Una historia de fortalezas en la industria

LA EMPRESA TIENE UN PLAN DE DESARROLLO Y EXPANSIÓN AL 2020, QUE PREVÉ UNA INVERSIÓN REQUERIDA DE ENTRE US$60 Y US$70 MILLONES
Compartir este artículo
Jairon Severino
jairon.severino@listindiario.com
San Pedro de Macorís

La producción de azúcar en el Ingenio Cristóbal Colón se inició en 1883. Y no ha parado. Los años sólo han servido para afianzarla como una de las empresas íconos de la industria en República Dominicana. La eficiencia y estabilidad con que opera hoy dista de los vaivenes que caracterizaron la época en que fue fundado. Aún se ven vestigios de los primeros tornillos y ruedas industriales de sus inicios.

Pisar cada centímetro de los terrenos que soportan la pesada y gigantesca estructura de acero, donde funcionan los molinos que extraen el jugo de la caña, remonta al gobierno de entonces, presidido por Ulises Heureaux.

Desde 1921 es propiedad de la familia Vicini. Para este año el ingenio era propiedad de las hermanas María Nariño viuda Mola y Mercedes Nariño Fernández de Castro. Sus terrenos tienen una extensión de 388,467 tareas, de las cuales 165,967 están bajo cultivo de caña y 220,000 están dedicadas a potreros. También tiene 2,500 tareas sembradas de plátano, guineo, yuca, batata, berenjena, guandules, habichuela, maíz y frutales.

La capacidad actual de molienda es de 5,500 toneladas métricas de caña por día, con una capacidad de producción que oscila entre 600 y 700 toneladas métricas de azúcar por día. La zafra se inicia formalmente el 1 de diciembre y dura hasta junio próximo

Hoy es una de las 40 empresas que tiene una certificación de la Dirección de Seguridad e Higiene del Ministerio de Trabajo. 

El Consorcio Azucarero de Empresas Industriales (CAEI) es la sombrilla bajo la cual se desarrolla el Ingenio Cristóbal Colón. Su vicepresidente ejecutivo, Alberto Potes, vislumbra un futuro promisorio para la industria azucarera dominicana, pero está consciente de que  se requieren cambios importantes para que la empresa alcance metas de una organización de alto desempeño y sea competitiva a nivel nacional e internacional.

La meta está definida: mejorar la productividad agrícola, reducir los costos, mejorar la productividad de corte, alce y transporte de la caña, ampliar la capacidad instalada de la fábrica y desarrollar al personal para que tenga las competencias necesarias para lograr esos objetivos.

La empresa tiene un plan de desarrollo y expansión al 2020, el cual plantea llevar el ingenio de la capacidad actual 5,500 toneladas a 14,000 toneladas por día. La inversión requerida está entre US$60 y US$70 millones.

“El plan estratégico contempla una serie de inversiones y desarrollo estratégico en campo, que es donde está la palanca de negocios. Fortalecer y ampliar la parte agrícola, corte y transporte de la caña. Luego, dentro de nuestra meta, es tener una fábrica eficiente en la que podamos tener confiabilidad las 24 horas del día de manera continua”, explicó.

En cuanto a la eficiencia, Potes se refiere a que la materia prima que entre a molienda pueda dar la mayor cantidad de azúcar. Destaca que a la fecha el balance energético de la empresa también es positivo, ya que hay excedente de bagazos por ser una industria que consume vapor por tonelada de caña en niveles de estándares internacionales. “Hoy estamos en 950 y 980 libras de vapor por toneladas de caña y eso hace que al otro lado nos sobre bagazo, el cual lo vendemos a un tercero, que a su vez lo revende a firmas en el país que producen vapor combustible fósil. Esto nos indica que nuestro bagazo  ayuda a que desde el punto de vista ambiental haya menos emisiones”, explica Potes.

El vicepresidente ejecutivo del ingenio destaca que en cuanto a la fábrica hay un plan que implicará hacer inversiones en las diferentes estaciones para crecer de manera importante en cada una de ellas, ya que si la meta es llegar a 14,000 toneladas por día eso implicará hacer importantes inversiones.

“Tenemos que montar una caldera nueva o turbogenerador y eso hará que electrifiquemos muchos de los procesos y sigamos con los excedentes de bagazos para cogenerar y vender, así como guardar reservas para generar electricidad una vez terminada la zafra. Todo se puede hacer empacando el bagazo de una manera armónica con el medio ambiente”, explica el ejecutivo del Cristóbal Colón.

Una zafra normal de caña deja alrededor de 40,000 toneladas de bagazos por año, pero de esa cantidad se consumen alrededor del 80%. “Toda nuestra producción de vapor es con base en el bagazo que producimos aquí”, apunta.

Ingenio Cristóbal Colón tiene 18,000 hectáreas sembradas de caña con una productividad media de 60 a 65 toneladas por hectárea sin agua y con riego entre 90 y 100 toneladas. El proceso de adecuación de los campos está en vía para lograr la meta. “En promedio esta zafra nos está dando alrededor de 62 toneladas por hectárea”, explica.

Para la presenta zafra hay expectativas de pasar el millón de toneladas de caña e ir creciendo para la próxima molienda de 1.1 ó 1.2 millón de toneladas para ubicar la producción en 2.2 millones de toneladas aproximadamente por zafra en cuatro años.

De igual manera, según explica el Potes, todo este proceso va acompañado de desarrollos en la parte agrícola, agua, nuevas variedades y manejo fitosanitario en el laboratorio de clase mundial, en el cual se producen los barrenadores o perforadores de la caña que hacen el control entomológico.

En lo que respecto a la cosecha y transporte de la caña hasta la planta, vicepresidente ejecutivo del Ingenio Cristóbal Colón apunta que se han implementado vías internas para transportar la materia prima, evitando así poner el riesgo a la población y garantizando mayor seguridad y puntualidad.

Entre los planes a corto y mediano plazo está duplicar la capacidad de arrastre, pues si en vez de una cola se logran traer dos o tres es factible para disminuir costos e incrementar la productividad.

Al referirse al objetivo de una empresa azucarera, Potes señala que uno de las metas es extraer la mayor cantidad de jugo posible a la caña, el cual tiene una cantidad de azúcar. Esto quiere decir, explica, que si la caña se deja varios días la intemperie su rendimiento se verá afectado.

El vicepresidente ejecutivo del ingenio destaca que una de las acciones más importantes que realiza la empresa está relacionada con el desarrollo de los proveedores o colones que suplen la caña, lo cual ha venido sucediendo porque en los últimos años han venido reactivando la producción.

“Nosotros suplimos a nuestros colonos de abonos, herbicidas, asesoría técnica, semillas y les ayudamos a preparar la tierra sin interés en el financiamiento que conllevaría. Por ejemplo, entregamos el abono ahora y nos lo pagan cuando llegue la zafra y no corren los intereses”, apuntó.

Como parte de del compromiso con la conservación del medio ambiente, CAEI trabaja de manera permanente para proteger los suelos, la fauna y la flora, con un manejo adecuado de las aguas, los residuos sólidos y las emisiones al aire.

Inversiones importantes
Entre las inversiones que realizadas en los últimos meses para fortalecer el sistema de gestión ambiental se destacan una torre de enfriamiento de agua y una planta de tratamiento de aguas residuales (PTAR).

Por la tecnología que utilizan las unidades, así como por los beneficios ambientales que generan, esas estructuras colocan a CAEI como una empresa innovadora y moderna en el uso sostenible de sus recursos naturales y respetuosa del medio ambiente.

La torre de enfriamiento instalada por CAEI, una de las más modernas y con estándares internacionales, disminuye la temperatura del agua utilizada en el proceso de producción de azúcar y mieles, a la vez que reduce su uso.

(+)
CARACTERÍSTICAS DE LA TORRE DE ENFRIAMIENTO

La torre instalada es del tipo Marley, clase 600, con una capacidad para procesar 16,000 galones por minuto. Está construida en un área de 374 metros (22 x 17), con una altura de 16 metros.

Utiliza dos ventiladores de 20 pies de diámetro, válvulas de control de flujo, motores eléctricos, eliminadores de desplazamiento y 30,000 rejillas de madera tratada puestas en cascadas.

El agua que viene de la fábrica entra por la parte superior de la torre a un depósito de distribución que la dosifica en las cascadas de madera, por donde baja en pequeños chorros hasta un depósito de recolección. 

Producción proyectada de 93,000 toneladas
A través de los años el Ingenio Cristóbal Colón ha seguido mejorando los niveles de competitividad. En la presente zafra está proyectado producir 93,000 toneladas métricas de azúcar en 200 días, período en que se molerán 950,000 toneladas de caña, las cuales incluyen 130,000 de proveedores.

En esta zafra trabajan alrededor de 3,000 personas de manera directa, lo cual tiene un efecto multiplicador económico y social importante en la zona, por la cantidad de recursos económicos que mueve dicha actividad, en adición a los empleos indirectos a través de los suplidores de caña, el comercio y prestadores de servicios varios. Las inversiones realizadas en los últimos años en el Ingenio Cristóbal Colón permiten mantener la molienda de manera estable en unas 5,500 toneladas por día. La renovación de los campos cañeros del consorcio, unido a las labores de cultivo, tales como fertilización, control de malezas y de plagas, garantiza una mayor productividad y, en consecuencia, un mayor rendimiento por tonelada de caña molida.

Apoyo
La dirección del Ingenio Cristóbal Colón mantiene un programa de apoyo técnico y financiero en beneficio de los suplidores de caña, a fin de que éstos también aumenten la productividad de sus campos. El programa incluye el financiamiento de fertilizantes y herbicidas para sus proveedores de caña, además de apoyo técnico y de equipos para la renovación y adecuación de sus tierras. El consorcio mantiene también facilidades de proveer semillas a los productores de caña y de apoyarlos en la cosecha, alce y transporte al ingenio, así como en asistencia técnica enfocada en promover las mejores prácticas agrícolas, especialmente en la selección de variedades de caña, manejo de suelo, riego, drenaje y diseño de campo.

Pedido
“Exhortamos a todos los suplidores, especialmente a los de caña a observar y respetar las leyes laborales y ambientales del país, así como la política de derechos Humanos por la que se rige CAEI, que se fundamenta en cero tolerancia al trabajo infantil, no discriminación, compensación justa, libertad de asociación, prohibición del trabajo forzado y libertad de movimiento”, señaló el vicepresidente ejecutivo Roberto Potes.

Destaca que CAEI, como una empresa socialmente  responsable,  reafirma su compromiso por la calidad de sus productos y por el respeto del medio ambiente. Refiera que la empresa trabaja en la certificación ISO 9001:2008, que incluye  los procesos de fabricación y comercialización de azúcar y sus derivados, para contar con un aval que garantice el cumplimiento de las expectativas, necesidades y requerimientos de los clientes.

El ejecutivo de CAEI sostiene que la empresa continuará apoyando los programas de salud y educación a favor de los empleados y sus familiares, como una forma de mejorar la calidad de vida y de ofrecer oportunidades de progreso en la zona donde opera. 

COMENTARIOS 1
Comentó: erodito
De: Dominica, Barcelona
por fin, sabemos todos que la caña de azucar en nuestro pais siempre fue una de las principales fuentes de trabajo, pero por las malas administraciones efue deecallendo.
23 Ene 2013 11:48 AM
Reportar como inapropiado
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña