SUCURSAL BANCARIA

Asaltantes roban más de un millón de pesos en Santiago

UNO DE LOS ATRACADORES NO PUDO ESCAPAR A TIEMPO Y LUEGO SE ENTREGÓ

  • Asalto. Un agente apunta con su arma hacia el lugar donde estaba
    uno de los asaltantes en el banco con varios rehenes. La negociación
    para que el asaltante se entregara duró cerca de dos horas.

Un ambiente de tensión que se extendió ayer por cerca de tres horas prevaleció en los alrededores de una sucursal de la Asociación Cibao de Ahorros y Préstamos del sector La Barranquita de Santiago, luego que uno de dos hombres que penetraron a la entidad bancaria con la finalidad de cometer un asalto tomó como rehenes a cuatro empleados y tres clientes que se encontraban en el lugar.

El incidente que mantuvo en vilo a la sociedad dominicana, principalmente la provincia de Santiago, dejó tres personas heridas, entre ellas dos agentes policiales y uno de los asaltantes.

La Dirección Cibao Central de la Policía Nacional, a través de su vocero el coronel Lorenzo Morillo, dijo que Manuel Alejandro Paulino López junto a su vecino Ramón Rigoberto Jiménez (Roberto Muela), quien está prófugo, penetraron a la sucursal y cargaron con un millón 795 mil 158 pesos. La Policía dijo que los hombres despojaron a la gerente del banco, Soledad Almonte, de la llave de su vehículo y escaparon, pero que una patrulla policial que pasaba por el lugar en ese momento integrada por el sargento mayor Santo Tomás Reyes y Richard Javier Paniagua, fue atacada a tiros por los dos elementos, resultando ambos agentes heridos de bala. Asimismo, la institución del orden indicó que los individuos despojaron de sus escopetas a los vigilantes de la seguridad bancaria Luis María Santiago y Cecilio Heredia Jerez.

Conforme a la Policía, uno de los atracadores logró escapar, pero Paulino López, al verse acorralado, retornó a la sucursal financiera, donde tomó como rehenes a varios empleados y clientes que fueron rescatados sin sufrir muchos daños.

El área fue acordonada por un contingente de agentes de la Policía Nacional comandado por el general Francisco García Cuevas, comandante en el Cibao Central y fiscales adjuntos supervisados por la representante del Ministerio Público aquí, Luisa Liranzo.

El asaltante intentós salir con un camarógrafo lo que fue impedido.   

El presunto secuestrador después de casi una hora de tensión permitió la salida de algunos de los rehenes, pero se quedó con otros y tras conversar con su padre, Félix Antonio Paulino, al cual las autoridades le permitieron entrar para que lo convenciera y desistiera de su acción, pidió una botella de agua y un frasco de ron.

Su padre con el consentimiento de las autoridades le llevó una botella de un famoso ron de fabricación criolla, pero éste se negó a recibirlo, alegando que quería un litro de wiskys de una marca bien reconocida.

El atracador que era vecino de un camarógrafo identificado como Roberto Reyes y quien labora para un programa que dirige el comunicador José Gutiérrez, dijo que se entregaría a través de éste, pero después que las autoridades le permitieron la entrada al comunicador, lo encañonó y le dijo que lo haría por a través de las cámaras.

Tanto el general Héctor García Cuevas, como la fiscal Liranzo se opusieron que el cámara retornara al interior de la entidad bancaria por los riesgos que corría, pero finalmente lograron convencerlo de que se entregara pacíficamente.

Tras hacerlo fue llevado al Hospital Regional José María Cabral y Báez de Santiago para curarle unas heridas que sufrió en el incidente original que se produjo tras conocerse el asalto y luego a la fiscalía y la Policía donde fue interrogado.

Félix Antonio Paulino, padre de Manuel Alejandro Paulino declaró que su hijo es un pequeño comerciante que tenía una ferretería y que tras quebrar recibía muchas presiones de los deudores.

Asimismo, al conversar con su vástago dentro del banco, éste  le habría expresado que no aguantaba las presiones de los acreedores que exigía que saldara las deudas que tenía con ellos y que eso se añade que su ex esposa con la que procreó una hija le exigía el pago de la manutención, pero que no tenía dinero.

Reveló que su hijo tiene varios días deprimido y que incluso amanecía en la casa sentado en un mueble.

COMUNICADO DEL BANCO
La Asociación Cibao de Ahorros y Préstamos (ACAP) confirmó  ayer que gracias a la intervención oportuna de las autoridades policiales y su personal de Seguridad, el secuestro a mano armada del que fue objeto la sucursal de  Barranquita,  fue resuelto satisfactoriamente.

La entidad dijo que el l proceso de negociación que había iniciado pasado el mediodía de hoy, concluyó con la liberación paulatina de los rehenes y con la entrega del asaltante, a las 2:10 de la tarde.